Medicina Tibetana

 

medicina 1La Medicina Tradicional Tibetana está considerada como una de las enseñanzas médicas más antiguas que existen y de gran relevancia en la cultura tibetana.Este sistema médico integra los aspectos físicos y mentales en una globalidad interdependiente y que  ofrece sus propios y característicos métodos de tratamiento.

Anteriormente a la  aparición de la entrada del budismo (s. VII d.c.), existía en el Tibet una religión indígena  proveniente de la cultura chamánica  del Mongol denominada Antigua Bön. Esta religión fue fundada aproximadamente entre el año 600 y 500 por Boton Shen Rab considerado como el  maestro más elevado del Bön.

Boton Shen Rab , introdujo un sistemas de enseñanzas que abarca aspectos diferentes como la astrología (Zibön), medicina(Men Bon), rituales de mágia (Thubön) y a un nivel más elevado mística y meditación  que sería el Dzogchen o “ la gran perfección”.

Parte de los aspectos de la Medicina Tradicional Tibetana provienen del Bön, pero también abarca conocimientos de la cultura médica del Nepal, Medicina Tradicional China, Ayurveda de la India y antigua Greco-Persa, Iran y Pakistan; ( el pueblo tibetano  siempre ha sido abierto al intercambio entre culturas) y  valores espirituales de la cultura budista. La fusión de todas estas sabidurías ha configurado un sistema  propio de medicina.

CAUSAS  DE LA ENFERMEDAD

La  Medicina Tibetana clasifica las enfermedades en cuatro grupos:

  • Enfermedades condicionadas por la época del año.
  • Enfermedades originadas por influencia externa, hábitos de alimentación, de conducta o comportamiento.
  • Enfermedades causadas por la mente.
  • Enfermedades cuyo origen viene del Karma (actos mentales o corporales y sus consecuencias) de vidas anteriores.

tibetan-medical-tradition

Todos estos factores inciden en el estado de salud del cuerpo humano, aunque según los textos médicos tibetanos la raíz de la enfermedad es la Ignorancia o falsa realidad  que nos conduce al Ego y a los tres venenos mentales: el deseo, el odio y la estrechez mental y por tanto al sufrimiento.

 Los cinco elementos

La cosmología tibetana explica que el macrocosmos (el universo) está compuesto por cinco elementos primordiales. Toda fenomenología animada o inanimada está formada por estos elementos: agua, tierra, fuego, aire y espacio.

La tierra concede el fundamento, la solidez.

El agua favorece que las cosas se adhieran.

El fuego calienta ayuda a madurar y a complementarse.

El aire eleva, genera el crecimiento.

El espacio es quien otorga la existencia, el lugar donde confluyen los otros elementos.

El cuerpo humano, considerado como un microcosmos, está compuesto de estos cinco elementos. La base de todos ellos es el viento ya que es el responsable de que estos se muevan y fluyan por todo el organismo.

Los cinco elementos son los responsables de la estructura y las funciones del cuerpo:

La tierra aporta solidez a través de los huesos y carne y dota de estabilidad.

El agua fluye en forma de sangre y líquidos y aporta la calma.

El fuego se encarga del calor corporal y promueve la voluntad.

El viento otorga la capacidad de respirar, pensar y confiere la movilidad.

El espacio está en todas las cavidades del cuerpo, penetra en todos los elementos y favorece su desarrollo.

La medicina tibetana considera como parte importante para la salud la armonía de los elementos, si uno de ellos está desequilibrado aparece la enfermedad.

 

LOS TRES HUMORES

3 humores

En la medicina tibetana hay tres energías vitales a las que denominan humores. Estas energías también contienen los cinco elementos: espacio, viento, tierra, fuego y agua que forman un sistema de unión entre la materia burda o cuerpo y la materia sutil o mente.

Estos principios son identificados por viento o Lung y pertenece al elemento aire.

Bilis o tripa  que  pertenece al elemento fuego y Flema o Bekken que se le asocian dos elementos tierra y agua.

Cada uno de ellos tiene  características propias:

Lung o viento se asocia a la mente, es el responsable de los pensamientos y la razón, y también de la respiración, el movimiento, las secreciones y orificios corporales.

Tripa o bilis es el responsable del calor corporal, la digestión, y aporta la voluntad y la valentía.

Bekken o flema es el responsable de la estructura corporal, los líquidos, flexibilidad del cuerpo y de las articulaciones, y otorga la paciencia y el sueño.

Si los humores están en armonía y equilibrados el cuerpo está sano, pero si un principio se altera porque se debilita o se fortalece en demasía, uno de los otros dos, intenta equilibrarlo, pero si no es capaz de compensarlo puede aparecer la enfermedad.

La Medicina Tibetana diagnostica las alteraciones del viento, la bilis y la flema como principal causa de las alteraciones mentales y las describe como los “venenos de la mente” o Nespas:

Las alteraciones de viento generan el deseo y los celos.

Las alteraciones de bilis provocan  la rabia y el odio.

Las alteraciones de flema  los apegos, estrechez mental.

LOS TRES CANALES

Tres canales

Tanto la salud como la enfermedad dependen de los más de 72.000 meridianos o canales que existen en todo el cuerpo, en los que fluyen la sangre y el viento que transportan los tres humores. Cuando se forman bloqueos y alteraciones en los meridianos, los humores dejan de fluir de forma equilibrada y aparece la enfermedad.

En los tratados médicos tibetanos se destacan tres canales o Tsa  principales:

Canal central o Uma, es azul y está conectado con el elemento espacio y con el universo. La base de este canal está ubicada en el chacra sexual y asciende recto hasta la coronilla.

Canal derecho o Roma, es rojo y simboliza el Método, lo masculino, el elemento fuego, el sol, las emociones negativas  que ayudan a evolucionar y a darnos fuerza evolutiva.

Canal izquierdo o Kyangma, es blanco, simboliza la Sabiduría y la paz lo femenino, el elemento agua, la luna, las emociones positivas.

Los dos canales laterales, Roma y Kyangma están conectados con Uma, en la parte

inferior del chacra sexual y ascienden hasta las fosas nasales.

LOS CHACRAS

Chakras 1

De los canales principales, salen 72.000 canales ramificados que confluyen en núcleos o nudos de energía que pueden deshacerse para conseguir llegar al estado de iluminación.

A diferencia de la tradición hinduista que trabaja con 7 chacras, la Medicina Tibetana solo reconoce 5 chacras principales, además de otros tantos que son articulares, cutaneos y etc. En la medicina occidental se corresponden con los plexos neurológicos del cuerpo y se ubican próximos a las glándulas hormonales que son las que metabolizan las funciones del sistema inmunológico, sistema reproductivo, función del sueño y salud mental.

Ubicación de los chacras:

Chacra corona: se sitúa en la cabeza concretamente en la coronilla, es el más elevado, se relaciona con el placer místico; de el surgen 32 ramificaciones.

Chacra de la garganta: se sitúa en la garganta se relaciona con el habla, experiencia de los sentidos y el gusto de los alimentos, de el surgen 16 ramificaciones.

Chacra del corazón: se sitúa a la altura del corazón, une la conciencia con la mente y dota las emociones, de el surgen 8 ramificaciones y conecta con los órganos principales.

Chacra del ombligo: se sitúa debajo del ombligo se relaciona con el sistema digestivo y los órganos asociados; tiene 64 ramificaciones.

Chacra sexual: Se sitúa en la zona pélvica y zona genital se relaciona con el aparato reproductor  y secretor; de el surgen 64 ramificaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s