Sonidos del Tíbet

Cuencos tibetanos

Cuencos 1

Los cuencos tibetanos han sido y son emblemáticos de la cultura tibetana.

Su utilización por los monjes del Tibet es habitual en sus prácticas meditativas ya que su vibración al hacerlo sonar induce a la meditación y al equilibrio energético del cuerpo y la mente.

Su origen se atribuye a la tradición chamánica y anterior al budismo tibetano denominada Bön; era una herramienta destinada a los rituales sagrados y a la sanación.

Estos instrumentos metálicos antiguamente eran realizados de manera artesanal y en su origen combinaban la aleación de siete metales (el número 7 es considerado como el número del poder en equilibrio) atribuidos a la energía de siete planetas:

Oro › Sol

Plata › Luna

Hierro› Marte

Mercurio › Mercurio

Estaño › Júpiter

Cobre › Venus

Plomo › Saturno

Como curiosidad, analizando la composición de cuencos antiguos se detectó metales no conocidos que podrían proceder de un meteorito.

Actualmente los podemos encontrar en varios tamaños, colores, con grabados y con la aleación de 5 metales. Pueden ser realizados siguiendo la tradición artesanal o industrialmente.

LA BAQUETA

La baqueta es la varilla o palillo que se utiliza para hacer vibrar al cuenco aplicando una técnica de percusión y de rozamiento circular.

Está también realizada de forma artesanal. Puede ser de algodón prensado o lana y con la forma cilíndrica, aunque la más habitual es la de madera y recubierta con piel o fieltro.

EL COJIN DE APOYO

El cuenco es considerado un instrumento sagrado al que se respeta, es por eso que después de su uso se coloca sobre un cojín como si fuera su altar. Estos cojines habitualmente están confeccionados de seda combinada con algodón y con bordados que elevan al cuenco para darle la distinción y simbolizar que está por encima del nivel terrenal.

EL SONIDO

El cuenco contiene las dos energías esenciales: la femenina que la representa el cuenco y la masculina que la representa la baqueta.

Cuando la baqueta se une con el cuenco para hacerlo  sonar se funden ambas energías expandiendo “El sonido Sagrado” y que se asemeja al mantra OM, la vibración básica del Universo.

Cada cuenco tiene su propia “personalidad” y un sonido característico, que depende de su proporción de la aleación de los metales, del tamaño y del grosor.

Los cuencos pequeños predomina el sonido agudo y los grandes el grave, aunque se puede encontrar algún cuenco que emita por igual ambos sonidos.

UTLILIDADES

El sonido de los cuencos tiene infinidad de aplicaciones tanto para la terapia en personas como para la armonización de espacios y elementos:

 

Personas

Activa el sistema inmunológico.

Armoniza las ondas cerebrales equilibrando los dos hemisferios.

Aumenta la frecuencia vibratoria.

Aporta claridad mental.

Induce el sueño.

Ayuda a la relajación.

Actúa desde el interior a nivel energético ayudando en procesos patológicos.

Limpia y expande el aura.

Abre y equilibra los chakras.

Refuerzo en terapias naturales como Reiki, Meditación, etc.

 

Espacios y elementos

Armoniza la energía de las plantas y animales.

Limpia, purifica y recarga la energía de pequeños objetos (cristales, anillos, piedras, etc.).

Limpia y recarga energéticamente los habitáculos.

Anuncios